Buscar este blog

miércoles, 16 de octubre de 2013

Ascensión al Canigó (2.784 m) en ruta circular desde Vernet-les-Bains













Km 0 : Iniciamos la ruta en el municipio francés de Vernet-les-Bains, situado en la comarca del Conflent y bañado por Le Cady. Llegando al final del pueblo, en dirección Casteil, encontramos las termas, un llamativo edificio de color salmón. En sus inmediaciones no nos será difícil encontrar sitio para aparcar el coche. La ruta empieza por la carretera D116 en dirección a Casteil.

Km 2,3 : Llegamos a Casteil, pequeño municipio que se beneficia de su posición, entre el Canigó (para los aficionados al senderismo) y las termas de Vernet-les-Bains. Atravesamos el pueblo y seguimos por la pista hormigonada que sube hasta la Abadía de San Martín del Canigó.

Km 3,5 : Pasamos junto a la chapelle de Sant Benoit, a nuestra izquierda. Sigue la pista hormigonada, apta para vehículos aunque muy estrecha.

Km 3,8 : Abadía de San Martín de Canigó. Se alza sobre el pueblo de Casteil, construida tras un pico rocoso en el macizo del Canigó. Se termina la pista y, por unos escalones de piedra, empezamos el fuerte ascenso por sendero que no nos dará respiro hasta el Coll de Segalés.

Km 5 : Cresta de l'Avet Gros, con excelentes vistas. Seguimos por el sendero, profusamente marcado con hitos y marcas de pintura, hacia la Cabaña Cicerola.

Km 5,8 : Cabaña Cicerola, posible refugio en caso de necesidad. Desde la cabaña, el sendero continúa, en ligero descenso, hasta alcanzar una riera (tributaria del río Cady). La atravesamos, adentrándonos a continuación en un hayedo (inicio del Bosc Dominial del Castell) que, tras constantes zig-zags del camino (seguir las marcas rojas) va remontando la fuerte y constante pendiente del bosque. Hacia los 1600-1700m. de altitud, el hayedo se ve sustituido por un bosque de pino negro que, sin cesar en la constante pendiente, acaba por alcanzar la cabaña pastoral de Moura.

Km 7,5 : Cabaña de Moura. Otro posible refugio en caso de mal tiempo. A partir de la cabaña de Moura, continuamos por un sendero en zona más abierta, siempre bien señalizado, que vuelve a adentrarse en el bosque; continuamos el ascenso hasta alcanzar el Coll de Segalés, punto en el que nuestro sendero se encuentra con el GR-10 (presencia de un panel informativo, señal que nos hallamos en los límites del Espacio Protegido del Macizo del Canigó).

Km 8,8 : Coll de Segalés. Estamos ahora sobre el GR-10 y lo tomamos hacia nuestra derecha, en dirección a la Jasse del Cady y el Refugio de Aragó. El terreno es mucho más cómodo, casi llano, pasando por bosque de pinos bastante claro y atravesando alguna glera por sendero perfectamente construido con piedras planas. El terreno volverá a mirav hacia arriba cuando estemos cerca del Refugio Arago.

Km 11,9 : Refugio Aragó. De nuevo otra cabaña de piedra, esta vez situada en zona mucho más agradable que las anteriores, junto a unos prados y con una fuente al lado. Un poco de subida moderada, por zona ya sin árboles, y llegaremos al Pla de Cady.

Km 12,8 : Pla de Cady. Desde aquí podemos contemplar, por vez primera en toda la ascensión, el típico paisaje de soledad de alta montaña, así como el pico y la chimenea del Canigó.
Pasados estos Llanos del Cadí, vamos ganando altura rápidamente tras remontar la fuerte pendiente que, en zig-zag por una de las laderas del Puig Sec, se dirige en dirección NE a la Portella de Vallmanya.

Km 14,6 : Inmediaciones de la Porteille de Valmanya. Ahora, la ruta flanquea hacia el NO por la Brecha de Durier, llegando en poco rato al pie de la chimenea del Canigó (desde donde se aprecia la acusada pendiente del último tramo). Trepamos la chimenea, siguiendo las marcas amarillas que nos ponen siempre por el camino más fácil, y llegamos a la cima del Canigó.

Km 15,5 : Canigó. La cima, llamada "pica del Canigó", tiene 2.784 metros. A pesar de su moderada altura, fue considerada antaño la montaña más alta de los Pirineos debido al brusco desnivel que la separa de la llanura del Rosellón, haciéndola más impresionante que otras montañas más encajonadas y situadas entre valles más altos.

Como es una cima de fácil acceso, mucha gente se atreve a subir a ella. Pero es el 22 de junio cuando sube más gente, para encender una hoguera que vigilan durante toda la noche. Al día siguiente bajan hasta Perpiñán con antorchas encendidas de esa hoguera y vuelve cada uno a su lugar de origen para, según la tradición, encender todas las hogueras de la noche de San Juan de Cataluña.

Iniciaremos el descenso en dirección Norte, por la cresta que baja desde el Canigó hasta el Pic Joffre. El sendero empieza haciendo zig-zags, buscando la ladera izquierda de la montaña, y luego sigue un trazado más rectilineo siempre por este flanco. Sendero muy definido y con grandes vistas de Vernet-les-Bains abajo del todo.

Km 17,5 : Pic Joffre. El sendero ahoragana en inclinación y pasamos junto a una fuente, justo antes de llegar al GR-10.

Km 17,9 : Llegamos al GR-10. Por la derecha iríamos hacia el Refugio de Cortalets. Nosotros seguimos por la izquierda, buscando los bosques de la húmeda cara Norte del macizo.

Km 19 : Un promontorio rocoso nos marca un brusco cambio de dirección. Giramos hacia la izquierda y salimos momentaneamente del bosque. Vemos una zona de pradera al final de la cual hay otra cabaña de piedras.

Km 19,4 : Cabane la Casteille. Refugio de piedras. El sendero vuelve a adentrarse en el bosque en fuerte descenso. Pese a todo, ningún problema en seguirlo, pues es muy evidente.

Km 20,1 : Pista forestal. A nuestra izquierda, muy cerca aunque no visible desde este cruce, queda el Refuge de Bonne Aigue. Seguimos la pista hacia nuestra derecha, pista que se mantiene bastante a nivel.

Km 21,6 : La pista hace una marcada curva hacia la derecha. Abandonamos la pista en busca de un sendero que pasa unos 180 metros de altitud más abajo. No hay sendero ni hitos, es el único tramo de ruta que hago "campo a través". La pendiente es fuerte y tomaremos precauciones.

Km 22 : Llego al sendero que buscaba. A ratos por bosque, a ratos por terreno despejado, voy descendiendo por un sendero siempre muy claro en dirección a Vernet-les-Bains. Buenas vistas de la cima del Canigó y estupendo el tramo dentro del bosque de hayas.

Km 25,9 : Carretera asfaltada, cerca de la población de Vernet-les-Bains. Paso junto a algunos chalets.

Km 26,4 : Salgo a una carretera más general, la D27. Por la derecha iría a Fillols, por la izquierda llegaré a Vernet-les-Bains, entrando al pueblo por el cementerio. Cruzo la población, atravieso el puente sobre el rio Cady y llego al edificio de las termas.

Km 28,1 : Vernet-les-Bains, zona de las termas. Fin de ruta.


Empiezo a caminar en noche cerrada. Subo por la carretera, desde Vernet-les-Bains hasta Casteil. Atravieso el pequeño pueblo, apenas un par de calles, y llego a su parte alta, donde cogeré este desvío, este camino hormigonado que sube hacia la abadía de San Martín de Canigó.




Prácticamente de noche sigue siendo cuando llego a la Abadía. Wifredo II de Cerdaña fue el fundador de la abadía, y aunque fue enterrado en ella en la actualidad solo se conserva la tumba cavada en la roca. Las donaciones de los condes de Cerdaña impulsan, rápidamente, el crecimiento de la abadía que se convierte en uno de los principales monasterios de la región, rivalizando con el de San Miguel de Cuixá y de Arlés. La iglesia fue consagrada en 1009. En 1483, un terremoto destruyó el monasterio.
De 1902 a 1932 Monseñor Carsalade du Pont, obispo de Perpiñán, recogió las ruinas y todos los elementos dispersos por la región y empezó la reconstrucción de la abadía. De 1952 a 1983, Dom Bernard de Chabannes acabó la restauración y restableció la vida espiritual de la misma.
Hasta 1987 habitaban el monasterio el Benedictino Bernard de Chabannes junto a voluntarios que realizaban el mantenimiento del monasterio. Ese año el Obispo de Perpiñan cedió el monasterio a una comunidad religiosa católica llamada en aquellos momentos "la comunidad del León de Judá y del cordero inmolado" que posteriormente cambio su nombre a "las beatitudes" contrariando así el deseo de su restaurador de volver a ver una comunidad de benedictinos en el lugar.




Tras la abadía se termina el camino hormigonado y empezamos a subir por sendero. Las primeras luces de la mañana me presentan un cielo encapotado y amenazador sobre Vernet-les-Bains.




Luces rojas al amanecer.




El sendero es fácil de seguir, y al principio no ofrece excesiva pendiente.









Al rato, pasamos junto a la Cabaña Cicerola, que bien nos podría servir de refugio en caso de tormenta o mal tiempo.




Poco después de la Cabaña Cicerola cruzaremos un arroyo y empieza una fuerte y prolongada pendiente, siempre dentro de bosque y con un sendero con abundantes hitos y marcas de pintura.




Fuerte subida por esta vertiente Oeste del macizo del Canigó.




Pasados los 1.700 metros de altitud, se aclara el bosque y cambia el tipo de vegetación.




En un claro, pasamos junto a la Cabaña de Moura.




Sendero con poca pendiente tras la Cabaña de Moura, acercándonos al Col de Segalés.




En el Col de Segalés, abundantes postes señalizadores.




En este mismo collado también nos posicionamos sobre el GR.




Abajo vemos el Refugio de Mariailles.




Sendero cómodo pasando por un bosque bastante claro.









Cruzaremos algún pedregal, donde han puesto las piedras planas, cosa que hace muy sencillo el paso.




La Jasse de Cady, donde si bajásemos encontraríamos otra cabaña-abrigo.




En este torrente aprovecho para llenar la botella de agua, así ya tengo para lo que resta de ruta.




Vemos lo bien puestas que estan las piedras en las gleras que atravesaremos.




Seguimos viendo al fondo el Refuge de Mariailles.




Vemos claramente toda la ladera que estamos flanqueando, la vertiente SO del Canigó, con el Pic Gasamir contemplándonos.




Cruce de caminos, siempre siguiendo el GR.




Por delante, el Pic de Set Homes.




Salimos definitivamente del bosque y entramos en zona de praderas.




El Refugio Aragó, la última de estas barracas de piedra que encontraremos en la subida.




Dejamos atrás el Refuge Aragó, junto al que pace un rebaño de vacas.




Las nubes empiezan a tapar la cima del Pic de Set Homes mientras yo subo hacia el Pla de Cady.




Llego al Pla de Cady. El camino irá por ese pedregal que vemos delante, a la izquierda de ese collado.




Un par de montañeras van delante mio, a punto de meterse en la zona de piedras.




Este colladito quedará a nuestra izquierda.




El Pla de Cady que acabamos de cruzar y el sendero, muy evidente.




Una fuente para refrescarse, aunque con este tiempo y el viento que hace no apetezca mucho.




Gano altura sobre el Pla de Cady y me voy metiendo dentro de las nubes.




Por suerte, el sendero es claramente visible.




Un cruce de senderos.




Llegando a la Porteiile de Valmanya, flanquearé la cresta por el Sur en terreno rocoso.




En busca de la chimenea que da acceso a la cumbre del Canigó, que ya puedo intuir en el centro de la imagen.




Zoom hacia la chimenea, aun medio oculta por estas nubes que en breve se han de disipar.




La cresta Gasamir se desprende desde la cima del Canigó y hacia el SO baja en busca del Pic Gasamir de Dalt.




El Pla de Cady.




La chimenea, y la cima del Canigó justo a su izquierda.




La Cresta Gasamir.




Llego a la base de la chimenea. En su parte final habrá que trepar un poco, aunque los que estén acostumbrados a moverse por este tipo de terreno apenas tendrán que poner las manos un par o tres de veces.




La cresta Gasamir vista desde la base de la chimenea.




El Pla de Cady desde la chimenea.




Entrando en la chimenea. Marcas de pintura amarilla nos indican la mejor zona para subir.




En plena chimenea, vistas hacia abajo para ver por donde hemos venido.




El gendarme que custodia la chimenea.




La cruz en este mínimo balcón, por la derecha de la chimenea y poco antes de salir de ella.




Llego a la salida de la chimenea. Por aquí he subido.




Vistas hacia el SO para contemplar el Pla de Cady.




Hacia el Oeste se inicia la Cresta Gasamir.




Hacia el NO vemos Vernet-les-Bains, punto de inicio y final de la ruta de hoy.




Pic du Canigou (2.784 m).




Hacia el Norte, Vernet-les-Bains y más hacia la derecha Prades, en el valle de la Tet.




La majestuosa cruz de la cima del Canigó. Por la izquierda asoma la Porteille de Valmanya.




Rosa de los vientos en la cima del Canigou.




La zona de la Porteille de Valmanya se va cubriendo de nubes.




La cresta que, hacia el Norte, desciende hacia el Pic Joffré. Por ahí deberemos descender.




Vernet-les-Bains desde la cima del Canigó.




La cruz de la cima del Canigó, con el Pic Gasamir por la derecha.




La cruz y detrás la pequeña torre donde está la rosa de los vientos.




Vernet-les-Bains se tapa por momentos.




Una pareja de montañeros empiezan a descender delante mio hacia el Pic Joffré.




Un sendero muy marcado flanquea la vertiente Oeste de la cresta hacia el Pic Joffré.














Vernet-les-Bains y la zona por donde vamos a descender hasta sus calles.




Cómodo descenso en todo momento.




Las nubes quedan retenidas en la cara Este de la montaña.




En busca del Pic Joffré, que ya queda bastante cerca, en el centro de la foto.




Zoom hacia la cima del Canigó, reteniendo las nubes que no consiguen saltar.




A ratos no podemos evitar que nos invadan las nubes, aunque siempre es por pocos minutos pues se abre pronto.




Tras el Pic Joffré, sí que entro en la nube y estaré un rato con poca visibilidad.




Se hace el silencio absoluto. Ya no hay montañeros por esta zona, no sopla ni una gota de aire y no se oye cantar a ningún pájaro. Entro en el bosque en medio de una extraña sensación.




Por suerte, al poco rato las nubes se aclaran un poco y la visibilidad aumenta.




Descendiendo por esta cara Norte.




Vernet-les-Bains y Casteil entre las nubes.




Prades, algo más abajo en el valle de la Tet.




Saliendo de las nubes todavía por encima de los 2000 metros.




En busca de ese montón de rocas, donde giraré hacia la izquierda para cambiar de ladera. Por la derecha sigo viendo la población de Prades.




Zoom hacia el NE, la zona del País Cátaro.




Descenderé hacia esa pradera, en cuyo extremo se ubica la Cabaña La Casteille.




Zoom hacia Vernet-les-Bains.




Hacia el Norte.




Descendemos la pradera y llegamos a La Casteille, esta barraca de piedras.




Por ahí detrás continuará nuestro descenso.




Sendero nuevamente cómodo pasando por un bosque muy espectacular.









Salgo a esta pista forestal, que termina un poco más arriba en el Refuge de Bonne Aigue. Yo sigo la pista en dirección contraria al refugio.




Un tramo de subida mientras voy manteniendo a la vista Vernet-les-Bains.




Alguna pequeña población perdida entre las montañas.




Sigo la pista, aunque por poco rato más.




Tras un tramo de bajada por una ladera sin ningún tipo de sendero ni hito, desemboco en este sendero.




Fuerte descendo, con numerosas "zetas", con el Canigó semioculto por las nubes.




Tramo muy pelado, sin árboles...




... intentando contemplar la cima del Canigó, que no se deja...




... para luego llegar a este cruce de caminos...




... y entrar en un fresco bosque caducifolio...




... donde el descenso por este sendero es toda una gozada.




Vernet-les-Bains ya lo tengo a tiro.




Me alegra ver como la cima del Canigó se va despejando, por fin.




Vuelvo a entrar en el bosque, del que ya no saldré hasta las afueras de Vernet-les-Bains.




Vernet-les-Bains con la zona de Madres detrás.




La última parte del descenso es por este bosque de pinos.




Acercándome a las afueras de Vernet-les-Bains.




Mirando atrás, el Canigó vuelve a estar oculto por las nubes que van y vienen.




Termino por salir a una carretera que va por una zona de chalets.




Ahora sí, el Canigó completamente despejado.




Ahí estaba hace unas pocas horas!




Toca callejear un poco por Vernet-les-Bains...




... para llegar a la zona de las termas, muy cerca de donde tengo aparcado el coche.




Cruzo este puente sobre el rio Cady...




... y llego a este pequeño aparcamiento donde tengo el coche, que es donde he dormido esta noche.




De esta forma, pongo punto final a la escapada de dos dias para hacer los "cacas": ayer el Carlit y hoy el Canigó. Hasta la próxima!!!

2 comentarios:

  1. Tremendo el conocimiento que estás adquiriendo del Pirineo, pero tremendo, tremendo, tremendo.
    Cuando me de por hacer algo por ahí, tengo muy claro dónde me voy a informar.
    ¡Menuda enciclopedia estás montando, tío! ¡Felicidades! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Uf... aun tengo pendiente comentar las fotos de más de 30 entradas, ya no doy abasto!!! Ahora me tomaré un descanso y a ver si pongo el blog al dia, que esto engancha que no veas. Muchas gracias!!!

    ResponderEliminar

Seguidores

Archivo del blog

Contador de visitas