Buscar este blog

sábado, 12 de marzo de 2016

Travesía Vallter - Carançá, etapa 2: paseo y relax en el Refugio de Carançá


La segunda jornada de esta travesía va a resultar muy relajada. Por la mañana, un paseo de unos 7 kilómetros por los alrededores del refugio. Por la tarde, relax total, tomando el sol y descansando, preparándome para el regreso, el tercer día, que también promete ser agotador.

Me levanto el primero de los 3 que hemos dormido aquí, bajo del dormitorio y lo primero que hago es encender un buen fuego, para desayunar calentito.




Ya con el día bien claro, me pongo en marcha. Salgo del refu...




... y en un momento llego al rio donde cogemos el agua para beber los del refugio. Ya observo aquí la tremenda acumulación de nieve polvo, que hace imposible realizar los planes que tenía previstos para este segundo día.




Cruzaré este puente sobre el Torrente de Carançá. Estoy sobre el GR-10, las marcas rojiblancas así lo indican. 




Vuelvo a hundirme terriblemente a cada paso, como ayer. Pero hoy es diferente, pues cuando me harte me doy media vuelta y al refugio a descansar, jeje.




Pero de momento voy haciendo camino, sorteando los torrentes que bajan de la montaña de la mejor manera posible. Este es el Torrente de Bassibés.




Voy a ir siguiendo lo que en verano debe ser un amplio sendero, pero que ahora, con tanta nieve, se camufla entre el bosque.




Llego a esta zona llana denominada Feixa Llarga, y mirando atrás puedo ver el Pic de Gallinas, uno de los que tenía previsto subir hoy de haberme encontrado otras condiciones más idoneas.




Pic Redoun y Pic de Gallinas.




Entre ambos picos está el Coll Mitjá, por donde pasa el citado GR-10 y donde en verano podemos subir por un muy buen sendero.




En cambio, por esta zona por donde yo me muevo hay muchos centímetros de nieve polvo acumulada.




Llego a otro llano, la Jasse des Clots. Detrás observa el Pic de Gallinas.




Cuando ya me canso de hundirme hasta la rodilla en cada paso, media vuelta y para el refugio, a descansar. Solamente tengo que seguir mi propia huella.




El bosque está precioso con esta capa de nieve recién caída.




Disfrutando de esta matinal en el bosque aledaño al refugio, sabiendo que pronto podré relajarme y descansar muchas horas.




Volveré a cruzar el Torrente de Bassibes...




... y pasaré el puente sobre el Torrente de Carançá, llegando al refugio.




El valle donde se ubica el refugio de Carançá.




Llego al refugio. Los dos pescadores están terminando de comer, y yo me pondré a ello en seguida.




Refugio de Carançá.




Subo al dormitorio para cambiarme de ropa, coger el plumas y las sandalias, y poner a secar al sol las polainas, botas, calcetines...




Un par de muchachos con raquetas pasan por el refugio y se van en la dirección por donde yo llegué ayer. Quieren hacer lo que yo hice pero al revés. Al cabo de unas horas estarán de vuelta, habiendo desistido por la cantidad de nieve encontrada. Y pensar que yo lo hice sin raquetas.... bufff!




El WC del refugio es una caseta apartada.




El refugio visto desde la caseta donde se encuentra el water, jeje.




Dentro, da gusto hacer las cosas en un sitio así en plena montaña.




Tras perrear un rato después de comer, hacer la siesta al sol encima de la mesa y tal, los pescadores me proponen acompañarles a buscar leña para la noche.




Iremos a buscarla al bosque que se ve en el extremo derecho de la foto. Por tanto, vuelvo a ponerme botas, polainas y todo el tinglado...




... y nos ponemos en marcha!




Al cabo de una hora volvemos bien cargados de leña. La troceamos para tenerla a punto.




Mientras tanto, sus raquetas y mis botas se van secando al sol.




Cuando empieza a caer la tarde, encendemos el fuego. Se está muy a gustito al lado de la chimenea!




Fuera, empieza a caer la tarde. Los dos chicos de las raquetas ya han vuelto y pasarán aquí la noche, desistiendo también de sus planes iniciales. Más tarde llegarán dos chicas, cuando yo ya estoy acostado.




Ceno pronto y me acuesto el primero de todos. Mañana tengo que volver hasta Vallter y con tanta nieve y sin raquetas ya me temo lo peor, así que me pegaré un buen madrugón para ir sobrado de tiempo y poder descansar cuando el cuerpo me lo pida.

A ver como sale mañana la cosa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Archivo del blog

Contador de visitas