Buscar este blog

viernes, 11 de marzo de 2016

Travesía de Vallter al refugio de Carançá, subiendo Bastiments, Infern y Pics de la Vaca


















El viernes inicio una travesía de 3 dias. Con la mochila bien cargada, las raquetas ya no hay donde meterlas, así que las dejo en casa. Mal!!!

Ese error me condicionará todos los planes. Hoy, en la primera etapa, una ruta normalita de 16 kms, 1150 de subida y 1500 de bajada, tardaré 11 horas y llegaré reventado, el dia más agotador desde que hago montaña. Y todo por no llevar raquetas. Visto eso, el segundo día solamente daré un paseito, cortaré leña,... y el tercer día volveré por el camino más corto, visto lo visto.

Pero vamos al lío, la primera etapa, la única en la que seguí los planes previstos y terminé roto, destrozado y lo que queráis.

Saliendo de Vallter a las 8 de la mañana del viernes, todo contento sin saber lo que me espera.




Los dos Gra de Fajol sobre las pistas que están a punto de abrir.




Empiezo a subir por esta pista, que pronto abandonaré.




Hace rasca. En el coche estaba a -5ºC y cuanto más alto, más frío y viento. Aquí estoy sobre el lago que abastece a los cañones de nieve de la estación.




Por delante encaro esta inclianda ladera. La nieve todavía no es continua, así que busco las zonas limpias para mayor comodidad.




Gano altura por esta ladera, sin crampones, que no usaré en los 3 días. Vemos los dos Gra de Fajol y alguna pista de la estación.




Vallter queda abajo.




Los dos Gra de Fajol y el amplio Coll de la Marrana dominan la zona alta de la estación de esquí.




Un gran grupo de montañeros, dividido en 2 partes, remontan esa amplia pala.




Pasan separados y con el arva conectado. Son muchos y ladera sur... malo! Aunque parece que no hay demasiada inclinación en esa zona, habrá que ir con cuidado pues voy en esa dirección.




Me alejo del grupo lo más rápido posible, no me gustaba nada estar por debajo de ellos.




El grupo a punto de llegar al Coll de la Geganta.




Kilómetro 2 de la ruta. El grupo en el collado. El viento de norte se ha llevado la nieve a la zona de Vallter.




Por delante tengo el Bastiments y por la derecha el grupo de Bacivers.




Coma de Bacivers por mi derecha, por donde regresaré pasado mañana. En el centro el Pic de la Dona, que también subiré el día del regreso.




Subiendo al Bastiments por la llamada Esquena de l'Ase.




Coma de Bacivers y la zona de Vallter 2000. En el centro, el cordal que va hacia el Pic de la Dona.




Coma de Bacivers.




Subida fácil al Bastiments, el primer pico del día y el más alto. Vemos como la ladera norte está muy pelada, seguro que por efectos del viento.




Vemos la cruz en la antecima.




Subida realizada desde el Coll de la Geganta. Al fondo el Canigó.




Cruz en la antecima del Bastiments.




Dejo atrás la cruz...




... y camino por el largo lomo cimero para llegar al vértice geodésico.




Pero aun falta un poco para el piolet de la cima, aunque quizás el vértice geodésico sea el punto más elevado de la montaña. Sigo avanzando hacia el norte por lo alto del cordal cimero.




Aquí está, cima del Bastiments. El piolet metálico, los vivacs, ...




Valoro la cresta que debo seguir hacia el Pic de Fresser, Infern,...




Bastiments (2.881 m). Kilómetro 3.9 de la ruta. Unos -12ºC y fuerte viento, lo que aquí se llama un frío de cojones!




La Coma del Fresser, nacimiento del rio del mismo nombre.




Veo factible seguir por cresta, pese al mochilón y el viento de norte (pega por la derecha), así que vamos allá! La otra opción habría sido bajar del Bastiments al Coll de la Marrana y seguir sin complicaciones por el valle de Tirapits hacia los Pics de la Vaca.




La cresta que seguiré y la Coma Mitjana francesa por su derecha.




Descenso del Bastiments.




Por aquí estoy bajando. Fácil pero ojo con el viento lateral.




Pic de Fresser y Pic de l'Infern, siguientes objetivos.




Coma Mitjana por el Norte, o sea en Francia porque estoy en el cordal fronterizo.




Coma del Fresser por el sur.




El sendero de verano hace algún flanqueo, que en estas condiciones es mejor hacer por arriba, por la roca, evitando los inclinados y expuestos neveros.




Dejo atrás el Bastiments...




... y encaro la fácil subida al Fresser.




Ese ha sido el descenso del Bastiments.




Cerca de la cima del Pic de Fresser.




Cresta recorrida desde el Bastiments hasta esta cima del Fresser.




Desde el Pic de Fresser, vemos del Pic de l'Infern hasta el Bastiments. Abajo la Coma Mitjana.




Pic de Fresser (2.835 m). Kilómetro 5.2 de ruta.




Vistas desde este pico.




La cresta sigue, y ya no tan fácil. Vamos en busca del Pic de l'Infern.




Descenso del Fresser. Hay que currárselo un poco más que el anterior descenso del Bastiments.




La cresta hacia el Pic de l'Infern se vuelve más recortada.




Voy mirando de evitar la nieve siempre que sea posible, buscando roca sólida.




En alguna ocasión me apoyaré en las manos, pero sin trepadas propiamente dichas.




Dejando atrás el Pic de Fresser.




Esto es lo que me queda para llegar a la cima. El sendero de verano está cubierto por la nieve así que para evitar ese expuesto flanqueo subiré directo por la roca, usando las manos en alguna ocasión.




La preciosa Coma Mitjana y por la derecha los picos ya ascendidos en esta mañana soleada, fría y ventosa.




Llego al Pic dels Gorgs, que es como una antecima del Pic de l'Infern pero con nombre propio.




Pic dels Gorgs (2.796 m). Kilómetro 5.7 de ruta. Detrás el Pic de l'Infern.




Pues vamos a dejar la mochila en el colladito y subiremos al Pic de l'Infern, que se ve chulo, ¿no?




Buena huella para subir al Pic de l'Infern. Y sin mochila voy como un tiro, jajaja.




Subiendo al Pic de l'Infern por esta fácil arista nevada.




Llegando a esta cima.




Cima del Pic de l'Infern. Kilómetro 5.8 de ruta.




Pic de l'Infern (2.870 m). Son las 12:20, en poco más de 4 horitas me he puesto aquí.




Hacia el Norte, la Coma de l'Infern va en busca de la Vall de Carançá donde, muy lejos todavía, me espera el refugio.




Coma de l'Infern y Coma Mitjana. Por la derecha Bastiments y Fresser. Este pico tienes unas vistas inmejorables, las mejores de la zona.




La cresta recorrida desde el Bastiments, el pico de la izquierda.




Plaquita en la cima del Pic de l'Infern.




Decían que había poca nieve y las raquetas en casa. La madre que los parió... grrrr




Pic Redoun y Pic de Gallinás. El refugio donde debo llegar está en la base del collado. Si no tiro de zoom, eso está muuuuuuy lejos. Detrás la Serra de Madrés.




Al fondo los Perics.




El Puigmal.




Torreneules. Luego lo veremos mejor, no os preocupeis, jejeje.




En el centro vemos al amplísimo Coll de Carançá. Debo ir hasta allí, previo paso por los Pics de la Vaca, para luego iniciar el descenso hacia la cabecera de la Vall de Carançá.




Bastiments, tirando de zoom. Por la cresta que viene es por donde he bajado. Al fondo el Canigó.




Por ahí bajaré desde el citado Coll de Carançá...




... así que empiezo a descender del Pic de l'Infern, recupero la mochila...




... y empiezo este flanqueo siguiendo el sendero que se dibuja bajo la nieve.




Encontraremos alguna zona complicadilla por culpa del hielo. En verano esto se hace por sendero sin ningún problema.




La cresta por donde he venido, dejando atrás el Pic de l'Infern. Algo complicadillo al flanquear por la cara norte, tema hielo y esas cosas.




Tras la cresta, todo fácil hasta este collado y posterior subida al Pic de la Vaca Inferior.




Cabecera de la Vall de Carançá, un valle kilométrico que sufriré de principio a fin.




Pic de l'Infern y cresta recorrida hasta aquí.




La cara norte del Pic de l'Infern. Espectacular y precioso a la vez! Vemos el sendero que acabo de recorrer, justo bajo la linea de la cresta. Se ve muy inclinado de lejos pero no es para tanto.




Hasta el Pic Inferior de la Vaca tenemos esta subida por sendero, a ratos oculto por la nieve, pero sin dificultades.




Cómoda subida a esta cima.




Llego al Pic Inferior de la Vaca.




Pic Inferior de la Vaca (2.820 m). Kilómetro 7.3 de la ruta. Ya no hace frío, menos mal!




Para ir al Pic Superior de la Vaca tendré que recorrer este altiplano, pero antes vamos a deleitarnos con las vistas desde aquí.




Infern, Gorgs y Bastiments. El valle de la derecha era la opción en caso que no hubiera decidido hacer la cresta.




Infern y Gorgs. Vemos el sendero por donde he flanqueado. Fácil en seco, pero tal y como está ahora cuidadín que te caes y chao.




Ahora a por el Pic de la Vaca Superior!




Lagos en la cabecera de Carançá. Todo ese valle tendré que bajar, hundiéndome a cada paso hasta la rodilla y hasta donde se pierde la vista. Pa reventar!!!




Este es el Pic Superior de la Vaca. Vamos a por él!




Torreneules. Por la izquierda el Balandrau.




Llegando a la cima del Pic de la Vaca Superior, 6 metros mayor que su hermano.




Vistas desde el Pic Superior de la Vaca.




Pic de la Vaca Superior (2.826 m). Kilómetro 7.ñ8 de la ruta. Me río porque no sé lo que me espera, que si no...




El Puigmal.




Torreneules, ahora sí que se ve bien!




La preciosa Vall de Carançá. Todo lo que tiene de belleza será agonía para recorrerla.




Lo último cómodo de hoy, el descenso hasta el Coll de Carançá.




Poco antes del collado giro hacia mi derecha para bajar directo por la ladera y así atajar un poquillo.




Llegaré a este altiplano donde, tras recorrerlo, empezará la parte fuerte de la bajada hasta la cabecera del valle. Estoy en el kilómetro 8.5 de la ruta.




Descenso directo en busca de la cabecera del valle.




Por aquí mismo. Nieve blandita así que sin crampones.




Al fondo destaca el Pic de l'Infern.




Ya en este flanqueo empiezo a ver que la cosa no va a ir tan bien como yo pensaba. Me hundo más de lo deseado y me quedan ni más ni menos que 8 kilómetros hasta el refugio. Va a ser largo... muuuuy largo!




Disfruto de alguna mínimas zonas sin nieve, que pronto ya serán historia.




Preciosos lagos en la cabecera del valle, siempre dominados por el Pic de l'Infern.




El descenso es terrible. El Pic del Racó Gros observa mi agonía.




Muchísima nieve acumulada en este valle. Nieve polvo siempre, incluso con raquetas sería cansado ir por aquí.




Sólo hay que ver la huella...




... y pensar en hacer 8 kilómetros así. Desmoraliza pero no hay otra opción.




El animalito que pasó antes caminaba tan pancho, pero yo...




... así me tengo que ver.




Sucesión de escalones y zonas planas, alternándose.




Van pasando las horas y no avanzo un carajo.




Eso contando en cuando me meto en algún agujero y luego tengo que salir, claro, jejeje.




Pero que preciosidad de valle...




Disfrutando, pese a todo, de tanta belleza en el atardecer.




Suerte que no encontré a nadie para que me acompañara ni mi hijo pudo venir, me da algo solo de pensarlo.




Los lagos son lo peor. Aparte de hundirme igual, se oyen unos crujidos que asustan.




Así atravieso el lago, dejándome las pocas fuerzas que me quedan.




El valle se eterniza...




... y atravesar los laguitos ya no es opción, que se rompe todo el tinglado.




Así que a caminar junto al rio, con todas las trampas que eso conlleva. Agujeros, pequeñas subidas...




Entro en reserva!




Me giro para ver lo que ya he dejado atrás.




Es muy bonito, pero no tengo ya fuerza para disfrutarlo.




Cerca del bosque ya se me enciende la luz roja...




... y el valle sigue...y sigue... es como el puto duracell, no se acaba nunca!




Tramo de subida, ya lo que me faltaba para rematar la tarde.




Las sombras empiezan a apoderarse de las zonas más bajas. Espero llegar de día, al menos!




Paso a paso... voy haciendo camino.




El Pic de Coma Mitjana me da la impresión que se está riendo de mi, grrr.




Y decían que no había nieve. Ahora me empiezo a acordar en la madre de algunos, ya te digo!




Tengo que ralentizar el ritmo porque esto es muy duro.




Me agoto, definitivamente.




Vista atrás para ver una parte de este interminable valle.




Cambia el panorama. Me acerco a la zona de bosque.




La huella que voy dejando en el acceso al bosque.




En el bosque, lo peor. Nieve sin transformar desde el suelo hasta arriba, sin rastro de sendero.




Me arrimo al rio porque sé que el refugio está al lado.




Miralo! Hace 11 horas que empezé a caminar, contando con llegar a eso de las 4 de la tarde. Son las 7 y estoy muy pero muy cansado.




Refugio de Ras de Carançá. Hasta la primavera es libre. Dentro hay dos pescadores que pasarán aquí de viernes a lunes.




Tienen el fuego encendido abajo. Yo ceno un poco con ellos junto al fuego y subo al dormitorio. Mañana la ruta la va a hacer su tía... como mucho daré un paseito y listos.




Me acuesto sabiendo que mañana haré poca cosa. No por el cansancio, que durmiendo recuperaré, sinó por el estado de la nieve y el hecho de no tener las raquetas. Me duermo sin poner el despertador y por la mañana ya decidiré lo que hago, que en cualquier caso será poca cosa y sin picos.

Hasta mañana!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Archivo del blog

Contador de visitas